La unión entre Fer y Ade fue un enlace con mucha dedicación y cargado de emociones. Nos eligieron como fotógrafo de bodas y nos desplazamos hasta Albacete  para dar fe, con nuestra fotografía, de una entrañable historia de amor.

Esta boda es una de esas que no se te olvidan, que se graban en tu memoria para siempre porque se respira un auténtico compromiso y mucha dedicación. Fer y Ade rebosaban alegría por todos los costados y sus familiares y amigos fueron, en parte, los principales responsables de estos sentimientos.

Como fotógrafo de bodas nos encantan los momentos “Real Photo”

Desde el primer momento, y ya en casa de los novios, hubo muchísima emoción. Como fotógrafo de bodas también cubrimos la pre-boda y nos desplazamos donde los novios nos indican. En este caso fuimos hasta sus casas en Albacete. Ade se peinó primero en la peluquería Luxury y llegó a casa para que la maquillaran con Maquillaje Anahí . Cuando terminó la maquilladora, empezó a vestirse con su madre y allí estábamos Calatayud Estudio a la caza del momento. Un momento íntimo que, como fotógrafo de bodas, pudimos captar para la eternidad e inmortalidad del día más especial de Fer y Ade.

Los momentos más íntimos y personales son los que nos encantan y los que dan sentido a nuestro trabajo, esos instantes que constituyen el concepto RealPhoto que explicamos en nuestro anterior post y que consiguen que, con solo ver la foto, te traslades a ese día como si fuera el presente.

El fotógrafo de bodas ha de perseguir con sutileza cada momento: fotografía real

Acudimos a casa del novio donde tuvimos presente a toda la familia. Hermanas, sobrinos y padres. Los pequeños de la casa estaban muy emocionados de la boda de su tío, de hecho, una de las sobrinas no pudo contener su emoción y rompió a llorar durante la ceremonia. La abuela de Fer también estuvo durante los preparativos del gran día, tomando nota de todo y sin perderse ningún detalle, en especial, lo guapo que iba su nieto con el traje de novio de Felix Ramiro. 

La boda y ceremonia se celebró en el Hotel Beatriz Albacete & Spa de Albacete. La entrada de Ade al hotel y del brazo de su padre, fue uno de los momentos más emocionantes de la boda. Solo teníamos que fijarnos en la expresión facial de su padre para contagiarnos de emoción.  Posteriormente fueron los amigos y familiares  quienes, con sus lecturas cargadas de mensajes y mucho amor, provocaron un ambiente muy familiar y conmovedor.

Una vez más, nos sentimos tremendamente orgullosos de que Ade y Fer contaran con  nosotros como fotógrafo de bodas. Aquí os dejamos una prueba gráfico de lo vivido.

Y tú, si vas a casarte en breve y quieres que te asesoremos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te atenderemos gustosamente.